Sunday, 21 January 2018

F Fútbol

¡Grandeza desmesurada!

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Diego Maradona cumple 57 años de vida y la misma cantidad en ser el ‘más grande’

Por René Romano

LOS ÁNGELES, EE.UU.— Cierto es que la verdadera grandeza consiste en hacer que todos se sientan grandes.

Algo que aplica como anillo al dedo al ‘cumpleañero’, el argentino Diego Armando Maradona, que llegó a sus 57 años de edad este 30 de octubre.

Y es que Diego no solo fue el más grande, sigue siendo el más grande.

¿Su mayor grandeza? Lograr que los demás, aquellos que lo rodeaban, se sintieran tan grandes como él. Era contagioso lo del Diego. Lo sigue siendo. Esa es grandeza.

Y para los pocos que lo pudimos ver, en vivo/persona y no por solamente televisión, les digo que era ‘Magia’ total. 

Mi primera vez, cuando llegó a mi país natal de Guatemala con su Boca Juniors —que tenía en sus filas a Miguel Ángel Brindisi y el ‘Chino’ Benítez en aquel entonces— que derrotó por 1-0 al Comunicaciones.

Irónicamente, con un gol de penal del Diego, quien cuatro años después se coronaría como Campeón Mundial con su selección en la Copa del Mundo de México 86’.

No del agrado de todos, por su vida extracurricular, el Diego es —le guste a quien le guste, y le pese a quien le pese— el mejor de todos los tiempos. Sí, incluso sobre el brasileño Pelé, que sin restarle méritos, hay que aceptar, jugó en otras épocas, más no en las del Diego.

Una época de cambios, y en la cual, hacía más grande a los que le rodeaban, aún con sus limitantes.

Recuerde, la grandeza real consiste en hacer que todos se sientan grandes.

Y ojo, antes que se me tiren encima los que dirán que estoy insinuando que Pumpido, Brown, Cuciuffo, Olarticoechea, Ruggeri, Batista, Burruchaga, Enrique, Giusti y Valdano no eran grandes, lo fueron, pero junto al Diego.

Justo como lo fueron Goycochea, Lorenzo, Sensini, Serrizuela, Juan Simón, Basualdo, Troglio, Dezotti, Balbo y Claudio Caniggia, que junto a él, llegaron a la final de Italia 90, donde el mexicano Eduardo Brizio Carter, les sacó la cartera y le entregó el Mundial a los alemanes en lo que fue una revancha del Mundial de 1986.

MOMENTOS

¿El momento más memorable?

Para mí, sin duda el día que lo vi en vivo. Jugando además con mi querido Boca Juniors. Un equipo que, paréntesis aparte, igual vi en 1998, cuando igualó a uno ante el mismo Comunicaciones de Guatemala, con gol del Martín el ‘Titán’ Palermo, luego de que los ‘cremas’ tomaran ventaja tempranera con gol del ‘tico’, Rolando Fonseca.

¿El otro momento de apremio? ¿El segundo? En Boston, en el Mundial de Estados Unidos 1994, ante Grecia cuando clava el 3-1 parcial (final de 4-1), previo al ‘corte’ de piernas, tras una gran jugada con –Fernando Redondo—que le permite fusilar al meta Antonis Minou , e incrustarla al ángulo superior derecho del arco, con un zurdazo que hizo vibrar a todos los amantes de su fútbol.

Lindo el gol, y doloroso el resultado final, gracias a aquel supuesto ‘cóctel ligero’. De allí salió ‘escoltado’.

Uno que en el momento dictaba que el Mundial ‘gringo’ se quedaba sin Maradona. 

Maradona había dado positivo en el control antidoping del partido Argentina-Nigeria celebrado días antes, cuando se detectó en su orina restos de hasta cinco productos, todos ellos con efectos estimulantes, un verdadero "cóctel casero", como llegó a calificarlo el presidente de la comisión médica de la FIFA.

Una mezcla de efedrina, norefedrina, pseudoefedrina, norpseudoefedrina y metaefedrina. En la lista oficial de la FIFA prohibidas las dos primeras, mientras las otras tres, consideradas como 'sustancias aliadas'. 

¿Y el tercero? La famosa "mano de Dios" en el Mundial de México, otro de los recuerdos más trascendentes del argentino.

Una efeméride digna de ser recordada por parte del de Villa Fiorito, Argentina, que años después sería bautizado como "D10S" por los amantes de su toque y ‘magia’ con el balón.

Y vale la pena mencionar que, Maradona no sólo fue ídolo en su natal Argentina, sino que en Italia, llegó a consagrarse con el Nápoles, equipo al que le dio la única Copa de la UEFA en 1990, donde logró romper las redes rivales en 18 ocasiones.

No es necesario decirlo, pero, su grandeza se extiende a otras ligas, y torneos y como insisto, sé que no es del gusto de todos, por su vida extracurricular, pero algo que nadie puede negar, incluido todo argentino y rival de lo argentino, es lo grande que fue, y que seguirá siendo para los argentinos, y el fútbol Mundial.

¡Feliz 57, ‘Pelusa’!

Los dejo. Hasta la próxima.

¿Quién es el mejor futbolista del mundo?

 

@LaVoxDeportiva

La Vox Deportiva Sonnen gana! #Bellator192 https://t.co/wRMZGrtHST
La Vox Deportiva Segunda ronda va a Sonnen. #Bellator192
La Vox Deportiva Primera ronda y ambos luchadores an impresionado. #Bellator192
La Vox Deportiva Sonnen vs Jackson. Que comience la pelea ... #Bellator192