Saturday, 19 January 2019

Todo por ‘Don Dinero’

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Culebrón de Alexis Sánchez se asemeja a aquel ‘sufrido’ por Coutinho previo a su arribo al FC Barcelona; Iniesta le hace ‘el feo’ al brasileño

Por René Romano

LOS ÁNGELES, EE.UU.— Son casos muy similares. Fichajes que se dieron hasta el segundo y tercer intento, y que no se pudieron concretar de primera intención por diferencias de montos de dinero.

En el caso del Liverpool, era obvio la intención era dinero. No iban a soltar a Coutinho por menos de lo que pretendían recibir a cambio. De hecho, jamás hubo un obstáculo por retenerlo por su talento, sino por lo que podrían recibir a cambio por él.

Algo similar a lo que está sucediendo en la actualidad con Alexis Sánchez en el Arsenal, donde quieren —el ManCity— le lleguen al monto, sin obviar su paso, o meter las manos por él.

De hecho, el Arsenal aceptó públicamente que ha llegado a un preacuerdo por el chileno, por quien se dice pedía unos 35 millones de libras, versus 25 que aparentemente ofrecía el City por él. 

La única condición —para no romper la harmonía en el vestuario del City— sería esperar al término de la presente temporada para incorporar a Alexis Sánchez. Empero, la lesión de Gabriel Jesús ha precipitado los acontecimientos.  

¿ARRIBO IMPRESCINDIBLE?

El ariete brasileño tiene afectado el ligamento interno de su rodilla derecha y realizó un segundo viaje a Barcelona para reunirse con Ramon Cugat, doctor de confianza de Guardiola. En caso de confirmarse la gravedad de la lesión, la llegada del futbolista del Arsenal se antoja imprescindible, sobre todo para la Champions, competición en la que podría jugar dado que no ha participado con su actual equipo.

Otro tema que tomar en cuenta en esta transacción es que, Arsene Wenger y los ‘Gunners’ finalmente han comprendido que, tienen que recuperar parte de la inversión realizada por el futbolista chileno, cuyo contrato expira el próximo mes de junio. 

A la espera de que se concrete el acuerdo entre Arsenal y City, Guardiola ha reiterado que la negociación se debe ceñir a lo meramente económico. Nada de intercambio de futbolistas como insinuó Wenger hace unos meses, cuando quiso incluir a Sterling en la operación. 

El trato será: ‘Plata a cambio de jugador’ y nada más.

CASOS SIMILARES

Tal y como lo fue el trato por Coutinho entre el FC Barcelona y el Liverpool: ‘Dinero a cambio de jugador’. 

Solo que con diferentes montos. Pero realidades muy similares.

Y digo es porque, mientras el arribo de Sánchez al City causará recelo y competencia con Sergio Agüero y —tras el retorno de — Gabriel Jesús, lo mismo sucederá en el Barcelona con Iniesta y Dembélé.

De hecho, ya se ven rasgos de lo antes dicho en el vestuario culé, donde se dice el brasileño recibió ‘una bienvenida’ sumamente fría por parte de su capitán.

Y es cierto. La llegada del astro brasileño no ha sido bien recibida por todos en el vestuario catalán. Hay recelos. Como todo buen crack que se incorpora a un nuevo equipo, mueve masas y genera expectación. Pero también algunas envidias.

Uno de los jugadores que peor han encajado el fichaje de Coutinho es el que porta el ‘gafete’, Andrés Iniesta, que interpreta esta contratación como una forma de buscarle competencia.

Posiblemente el manchego tenga más visión de juego y, en cambio, el brasileño seguramente ofrece más gol, pero el asunto es que a Iniesta no le hace gracia que alguien piense en jubilarlo. No hoy, mañana ni después.

A CONVENCER

De hecho, se dice que la molestia de Iniesta es tan grande que, el mayor reto de Coutinho no será comprobar sus facultades dentro de la cancha, sino convencer a todos, pero más a Iniesta, ‘que merece ser y estar’ dentro de ese vestuario.

Algo que también le tocará hacer —en su momento— a Alexis Sánchez, que deberá competir con jugadores de jerarquía y de la talla de Sergio Agüero, Gabriel Jesús, Kevin De Bruyne e İlkay Gündoğan, cuyos puestos fácilmente puede cubrir, pues al igual que Coutinho, es un 'polifuncional'.

Y mientras llega el chileno al City y el brasileño se acomoda en el Barça, el trabajo de sus respectivos técnicos será estrictamente en convencer a ambos de que, sólo una cosa convierte en imposible un sueño: el miedo a fracasar.

Los dejo. Hasta la próxima.