Saturday, 19 January 2019

‘Jefe oculto’

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Mientras algunos afirman Barça acuerda fichaje de Coutinho, la realidad es otra

Por René Romano

LOS ÁNGELES, EE.UU.— Soy uno de los que creen fielmente en que no hay que creer nada de lo se escucha ni la mitad de lo que se ve.

Les diré por qué. Sin rodeos y al grano. Al estilo Romano.

Porque mientras algunos intentan influirnos, y algunas voces nos conmueven, y ciertos libros nos convencen, son los hechos los que realmente nos entusiasman.

Esto es así. Es la realidad.

Y mientras todos hablan del drama de Coutinho, la opción de Di María— a cambio de Arda Turán y André Gomes— lo que sería llevar a Dybala si el Liverpool no encuentra reemplazo para el brasilero y quien sabe que otros rumores más, la realidad es que lo del Barcelona, su ansiedad, su desorganización y costumbre de mal inversión es como lo he dicho antes, por falta de planeación y un digno equipo de scouting que no se deje llevar por la mafia Messi-Mascherano-Suárez.

¿Sabe por qué?

Porque al final de cuentas, son ellos quienes mandan en ese camerino e influyen en la mente del presidente ‘enfrente’.

Las verdaderas necesidades de los culé no recalan en la delantera, o en la punta izquierda que dejó vacante el ‘heredero de Pelé’, recalan en el puesto de defensa central, y un mediocampista digno de ser la mitad de lo que es Andrés Iniesta.

OBSESIONADOS

A cambio, los catalanes se han obsesionado por un jugador como Coutinho, que es bueno, pero no mejor —para mí— que Cristian Tello, Bojan Krkic y ya hablando en palabras mayores, Alexis Sánchez, de quien nunca debieron desprenderse.

Sin embargo, ahora, en lugar de ver sus verdaderas necesidades, llenar esas vacantes, que no ven por no tener un equipo calificado para hacer verdaderos scoutings, se han metido en un ‘bidding war’ por un jugador como Coutinho que como insisto, no es tan bueno. No es la quinta maravilla del mundo, ni mucho menos, la respuesta para llenar la vacante de Neymar.

Dybala tampoco es la respuesta, como tampoco  fueron lo suficiente en su momento para Messi— el jefe oculto del FC Barcelona— Henrik Larsson, Samuel Eto'o, Eidur Gudjohnsen e Zlatan Ibrahimovic, todos marginados del equipo porque no eran del gusto o ‘compatibles con Leo’. Aunque, la salida de Zlatan, fue más culpa de Guardiola que de Messi, el sueco no era un once, posición donde lo solían poner para acomodar a quien junto a Mascherano y Suárez, es rey absoluto del tridente que maneja ese camerino.  Claro, siendo Leo el principal, tal y como lo hace, mueve, pone y quita a jugadores en la albiceleste.

MANDA LEO…

En síntesis, llegue Coutinho, Dybala, DiMaría o salgan del retiro Maradona y Pelé juntos, en su ‘prime’ —en un mundo de ensueño, obvio— es Messi quien manda, y quien dictaminará el éxito de quien llegue pues el equipo debe jugar por y para él, como en la selección Argentina.

Todos me darán la razón en poco tiempo, cuando veamos si le sirve o no Mauro Icardi, pues si no es de su gusto, no regresará. Es por algo que siguen llamando a Dybala, no solo por sus goles. Porque mientras la obsesión del Barcelona es Coutinho, recomendado por Neymar en su momento, la de Messi, ‘el jefe oculto’ de ese camerino, es Paulo Dybala, el chico de la ‘Vecchia Signora’, quien hará y ejecutará, tal y como él se lo dicte y ordene.

Insisto, soy uno de los que creen fielmente en que no hay que creer nada de lo se escucha ni la mitad de lo se ve. La única verdad es la realidad y eso no lo digo yo, lo dijo el gran Aristóteles.

Los dejo. Hasta la próxima.